Mi mamá recordándome.

En uno de tantos desayunos juntos con mamá en casa, hay una conversación que me agrada mucho recordar:

¡Mamá Fredita, y ¿cómo era mi papá cuando era chiquito? – le preguntó Eva. Y ella solía responder lo mismo casi siempre: «bueno, él era bonito, tranquilo, pero algunas veces tenía sus travesuras, como todo niño» – decía con ternura. A lo que Gaby replicaba para sí «¡Interesante!», «¡Interesante!», se repetía, mientras alzaba la ceja izquierda y miraba hacia arriba con sus ojos grandes como intentando alcanzar ese tiempo.

P.D.
El niño jugando con barco. J Sorolla, 1909

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s