Sancho, segundos antes de la muerte de don Quijote.

Al pie de donde yace sin fuerzas en voz y gesto, su gran amigo don Quijote, como un hermano viéndose él mismo en aquel rostro, le suplica:

«¡Ay!

No se muera vuestra merced, señor mío, si no tome mi consejo y viva muchos años, porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir sin más ni más, sin que nadie le mate ni otras manos le acaben que las de la melancolía…»

P.D.

Cervantes estuvo en los segundos previos a la última exhalación que dio don Quijote. Suspiró Cervantes en esa escena, multiplicada por las lágrimas de Sancho, y le pareció – como consta en sus crónicas- que moría inexorablemente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s