Inicio

¿Qué es lo que hacemos, si no son actos de sobrevivencia, desde que amanece el día?

El acicate del trabajo asalariado, impele levantarnos temprano, preparar nuestro desayuno y salir raudo con el beso de reojo supliendo la plena despedida. Mi esposa me bendice. Dibuja la señal de la cruz con la mirada y su mano derecha. Mientras yo estoy saliendo hacia el ascensor, con la mascarilla y el protector facial y los protocolos de biodeguridad controlando mis movimientos.

    Han pasado siete meses de pandemia y mi forma de sentirme vivo ha sido compartir mi lenguaje escrito, como un verso que intenta ser esquivo de su realidad.

    Con vuestra venia, permitánme seguir expresándome.

     El Agustino, 8 de octubre de 2020

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s