En la Corporación

Cuando doblo la esquina,
en la Corporación,
media cuadra antes de llegar al trabajo,
hurto tu imagen de la memoria
y, muy fuerte,
como si fuese este un talismán,
la junto y la aprisiono muy cerca a mi pecho.

Imagino besarte,
furtivo.

Cuando doblo la esquina,
en la Corporación
(ahora multiplicada),
mi ritual de besarte a escondidas
me enciende,
¡todo se enciende!
y, en aquella luz,
en su suavidad, con prontitud,
muy minimizado voy desapareciendo.

Media cuadra antes de llegar al trabajo,
cuando doblo la esquina,
en la Corporación,
ahora en el cielo,
me sigo aferrando al talismán
y, veo caer, púrpuras estelas
y, a los oídos,
tu canto arrullador.
La Corporación. El Agustino, Perú
27/10/20

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s