Médico que para un mal que no quita receta muchos. (Francisco de Quevedo)

La losa en sortijón pronosticada
y por boca una sala de viuda,
la habla entre ventosas y entre ayuda,
con el "denle a cenar poquito o nada".
La mula en el zaguán, tumba enfrenada, 
y por julio un "arrópenle si suda",
"no beba vino, menos agua cruda,
la hembra, ni por sueños, ni pintada".
Haz la cuenta conmigo, doctorcillo:
para quitarme un mal, ¿me das mil males?
¿Estudias medicina o Peralvillo?
¿De esta cura me pides ocho reales?
Yo quiero hembra y vino tabardillo,
y gasten tu salud los hospitales.

Ignacio Arellano. Francisco de Quevedo, Poesía. Primera edición, Barcelona, 2016, p. 84

@uncafeconelpediatra
Explica el autor sobre el uso de la palabra 
Sortijón: referencia despectiva a los anillos de los médicos, rasgo típico de su oficio, porque creían en las propiedades curativas de las piedras preciosas. Esta piedra pronostica la losa del sepulcro.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s