La providencia.

San Agustín, nos cuenta con profunda y sencilla letra, cómo Dios protege a su madre en una circunstancia azarosa relacionada a la adicción del alcohol.Una servidora de casa le enrostra tal hábito:

"Pero tú, Señor,
que diriges el curso de los sucesos en cielo y tierra,
que encauzas para tus fines las aguas profundas del torrente, que ordenas el flujo turbulento de los siglos,
también te has servido del arrebato pasional de una persona para curar a otra,
para que nadie, al considerar este caso, lo atribuya a su propia habilidad, cuando por sus palabras se corrige a la otra persona (IX, 8, 18)"

En Ñiño AG, San Agustín, peregrino de Dios. Editorial San Pablo, Madrid, 2018, p. 21

@uncafeconelpediatra
@uncafeconelpediatra

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s